Mnemotecnicas

Seis reglas mnemotécnicas (y un vídeo) que te ayudarán a estudiar

La memorización ha traído de cabeza más de una vez a cualquier estudiante, incluso en la vida diaria de cada persona es un elemento fundamental. Por eso hoy te vamos a dar unos consejos para no sólo facilitarte la memorización, sino entrenar para mantener y mejorar esta función cognitiva.

¿Nunca te has fijado en cómo te has aprendido el número de teléfono?

Si lo piensas te das cuenta de que has establecido una serie de agrupaciones que no siempre coinciden con la manera de memorizar de otra persona. Hay quienes prefieren aprendérselos en grupos de 3 y otros de 2 o con diversas combinaciones. Sin darte cuenta has estado usando una regla mnemotécnica, ¿pero qué es esto concretamente? Se trata de construir una oración para asociar una serie de conceptos y facilitar su memorización y relación en nuestro cerebro.

Te retamos ¿cómo memorizarías la medida de un nudo náutico que es equivalente a 1,852 kilómetros por hora? Encontrarás la respuesta al final del artículo. ¡Solo hace falta creatividad e imaginación!

Existen diferentes tipos de reglas mnemotécnicas para mejorar en tus estudios

1. LA HISTORIETA

Se le llama así a la relación que se establece al escribir un relato para recordar los términos a memorizar. Por ejemplo, si tuviéramos que aprender un conjunto de palabras como pergamino, Alejandría y moneda podríamos decir: me dieron un pergamino por una moneda en Alejandría. Asimismo, esta técnica puede ser usada también para la memorización de números.

2. ACRÓNIMOS

La Real Academia Española de la Lengua lo define en primer lugar como “tipo de sigla que se pronuncia como una palabra” o bien “vocablo formado por la unión de elementos de dos o más palabras, constituido por el principio de la primera y el final de la última”. Así pues, podríamos construir un acrónimo como por ejemplo en primer lugar la palabra ovni (objeto volador no identificado) y, en referencia a la segunda definición, Ofimática que es la fusión de la palabra oficina y informática.

3. AGRUPACIÓN

Se trata del ejemplo que poníamos en el inicio. Para facilitar la memorización las palabras o números pueden agruparse en grupos de 3, 4 elementos, como hacemos inconscientemente con los números de teléfono como podría ser 91 45 45 476 o 914 54 54 76, etc.

4. ASOCIACIÓN

En este caso, para retener la palabra en nuestra cabeza podemos buscar una relación directa con otro elemento con el cual podamos darle un sentido. Por ejemplo, podemos asociar un nombre propio con un personaje histórico o literario, como sería el caso de la ciudad de Lorca con el poeta y dramaturgo Federico García Lorca.

5. LUGAR

Se construye a través de un recorrido entre los elementos a estudiar y cualquier lugar tal como pueblos, ciudades, países… ¡o incluso nuestra propia casa! Es decir, podemos visualizar la lista de la compra repartida en el lugar más peculiar para que la falta de lógica entre los elementos facilite la memorización. Este sería el caso de imaginar que hemos de ir a buscar la lechuga bajo la ducha y el azúcar en el macetero.

6. RIMAS

Seguro que alguna vez y de forma natural hemos hecho rimas con muchísimas palabras, pues si no lo habías hecho antes, es una buena opción para aprovecharlas en la memorización.

Hay muchísimas reglas solo hace falta encontrar la que mejor se ajuste a tus necesidades. Ahora bien, este método no es automático, requiere prestar atención y sobre todo tomarse el tiempo de registrar toda la información para que después sea posible la retención de ésta y por tanto, el recuerdo.

En este vídeo podemos ver de forma audiovisual algunas de las ideas que acabamos de explicar.

 

PD: La respuesta es “un ocho sin codos”.

Adrián Caballero

Periodista. Responsable de comunicación de ISSBarcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *